El reloj nuevo del emperador es Cartier

    Por Elia Moreno

    En 1931, el pashá de Marruecos, Thami El Glaoui, necesitaba un reloj especial. Uno que fuera “hermético”, que le sirviera para bañarse en su piscina, sin correr el riesgo de perder la noción del tiempo. De este capricho -que podría ser insignificante- nació una idea y llegó el punto de partida de una pieza que está rodeada de misterio y elegancia (al parecer, el noble militar era uno de los más fieles seguidores de la casa joyera).

    Pasha 1985

    Este reloj Cartier, que estaba elaborado en oro, fue el primer guardatiempo con corona enroscada y el primero resistente al agua. Sin embargo, el modelo no se lanzó al mercado sino hasta 1985. Este año fue una revolución, con la llegada del Pasha 38.

    Pasha 1990

    Esta pieza se convirtió en un objeto de culto para toda una generación. Aunque solo medía 38 milímetros, la percepción es que era una pieza grande que incorporaba una doble corona para hacerlo resistente al agua e impedir que se colara dentro del interior de la pieza.

    Pasha 1997

     

    En 2020, Pasha se renueva pero mantiene las líneas que lo han mantenido como un ícono desde la década de los 80: ese juego entre el cuadrado de la minutería, y el círculo de la esfera al que se añade, además, la corona con forma de cadena y una espinela azul o un zafiro.

    Pasha 2011 y 2017

    Sin embargo, esta vez se mejora con las correas de acero, oro y piel, que pueden intercambiarse fácilmente gracias al sistema QuickSwitch, que permite cambiarlos sin necesidad de usar una herramienta, con un empujón basta.

    Te puede interesar:

    Deluxe: Santa Teresa 1796 gana medalla en el London Spirits Competition

    News: El sueño de Tom Brady contado por IWC

    Tags:

    ads