Montblanc 1858 Geosphere: Las siete cumbres

    Montblanc se inspiró en las montañas para crear su nuevo guardatiempo: el Montblanc 1858 Geosphere

    Los relojes Montblanc no nacieron para las oficinas, las fiestas o los viajes de negocios. Pueden utilizarse perfectamente en cualquiera de estas circunstancias, pero no están hechos para eso. Los relojes Montblanc son como sus dueños: triunfan en cualquier situación, son encantadores y llaman la atención, pero en su interior no desean estar a nivel del mar, ni a 500 o a 1000 metros sobre él. Quieren llegar a los 4.810 metros que alcanza el pico que da nombre a su marca. Ahí es donde sienten que están donde deben estar.

    Tanto es así que era inevitable que una marca llamada Montblanc se uniera en sus esfuerzos por crear piezas fiables y resistentes a la Manufactura Minerva, que este 2018 cumple 160 años. Nació en 1858, fecha que da nombre a la principal colección que la manufactura presentó en la última edición del SIHH en Ginebra: Colección Montblanc 1858.

    Sin embargo, en esta oportunidad hablamos del Montblanc 1858 Geosphere, que está dedicada al desafío de las siete cumbres, una aventura que consiste en escalar las montañas más altas de cada continente.

    Como un recuerdo perenne del anhelo que el montañero siente por alcanzar estas cumbres, en las dos semiesfereras que presenta este reloj –cada una representando a un hemisferio- se indican en rojo la ubicación de cada una de ellas.

    Quien se plantee realizar este desafío deberá viajar por todos los contenientes y por todos los husos horarios. Por eso el guardatiempo permite consultar la hora en cualquier parte del mundo gracias a los dos globos abovedados que representan a los dos hemisferios. Las dos semiesferas están rodeadas por una escala con las 24 zonas horarias en las que está dividido nuestro planeta, junto a una indicación día/noche en colores contrastados. El meridiano de longitud de referencia se marca con una línea blanca, que gracias al superluminova puede verse en la oscuridad.

    El Montblanc 1858 Geosphere puede adquirirse en dos versiones, en acero o en bronce. Las dos tienen acabado pulido y satinado y coronas estriadas de inspiración vintage, estética que también alcanza a la correa. El bisel es bidireccional, está estriado en el flanco para facilitar el agarre y muestra grabados los cuatro puntos cardinales. Todo hecho para que ese hombre sepa siempre hacia donde dirigirse, esté donde esté, en su oficina o en la cumbre del Mont Blanc.

     

    Ficha técnica

    Montblanc 1858 Geosphere Edición Limitada 1858

    Movimiento: calibre MB 29.25. Mecánico de cuerda automática. Hora mundial. Reserva de marcha de 42 horas aproximadamente. Certificado por el Montblanc Laboratory Test 500.

    Indicadores: Horas y minutos centrales, fecha a las 3, segunda zona horaria a las 9, globos giratorios de los hemisferios norte y sur a las 12 y a las 6 horas, con escala de 24 horas e indicación día/noche.

    Caja de bronce con delgadas asas curvadas, acabado pulido y satinado. 42 mm de diámetro.

    Bisel de bronce bidireccional con cerámica negra, acabado estriado y puntos cardinales grabados.

    Esfera: negra con números árabes beige recubiertos con superluminova, agujas de las horas y los minutos tipo catedral luminiscentes recubiertas en oro rojo, aguja de huso horario en beige recubierta con superluminova, emblema histórico de Montblanc a las 3 horas.

    Correa: piel de becerro envejecido Sfumato marrón con costuras beige procedente de Montblanc Pelleteria en Florencia, hebilla recubierta de acero y bronce.

    Edición limitada a 1858 piezas.

    Tags:

    • Show Comments

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    ads