Artífice de los latidos

    Manufactura Bvlgari

    Neuchâtel, La Chaux-de-Fonds, Saignelégier y Le Sentier son los cuatro lugares elegidos por Bulgari para establecer sus diferentes sedes en Suiza. Cada una se encarga de una parte del proceso de fabricación de los relojes. El equipo de ON TIME ha tenido el honor de visitar la manufactura ubicada en Le Sentier, la encargada de la fabricación de los movimientos de todos los relojes de esta histórica casa italiana.

    Todas las visitas a manufactura comienzan de la misma forma: yendo a la cama temprano la noche anterior para evitar los estragos del cansancio durante el viaje. Claro está, nunca cumplimos con ese paso. La noche antes de partir a Le Sentiers, estamos en un pequeño restaurante en Ginebra, tomando cerveza y tratando de distraernos del frío.

    A la mañana siguiente estamos cansados, pero también emocionados. Emprendemos el viaje a Le Sentiers desde Ginebra y, siendo honestos, no sabemos exactamente el tiempo que transcurrió desde que nos recogieron en nuestro apartamento hasta que llegamos a las montañas.

    Llegamos a la manufactura de Bulgari, una de las cuatro de Suiza, donde se fabrican y ensamblan cada uno de los movimiento para sus relojes. De más está decir que el frío –y la nieve- son protagonistas de esa mañana, y que el paisaje es más que soñado.

    Mezclando la modernidad y lo tradicional, nos encontramos con un edificio antiguo al que se le ha acoplado una estructura moderna, completamente de vidrio, que probablemente haya sido parte de una reforma por necesidad de espacio. El punto es que solo el edifico ya nos da un abreboca de lo que nos espera adentro: tradición e innovación en conjunto. Nada nos puede emocionar más.

    Entre los pasillos nos topamos con la oficina técnica para la investigación y el desarrollo de movimientos; y la oficina de producción, donde los relojes se fabrican en serie -no como una manufactura de relojes automáticos estándar-, y en la que se crean los prototipos de relojes para comprobar la funcionalidad de los movimientos.

    No es lo mismo visitar una manufactura enorme donde todo se hace en un mismo lugar, que llegar al lugar donde única y exclusivamente se trabajan movimientos, nada más y nada menos que el corazón y cerebro del reloj.

    Bulgari ha logrado pasar de ser un wanna-be de la relojería a ser un verdadero competidor en la industria, con varios récords que respaldan su trabajo. Esta marca, que históricamente ha sido reconocida por su joyería, hoy compite con las casas suizas más tradicionales. A nosotros nos resulta algo admirable, un orgullo que se siente entre de las paredes de este lugar.

    Tras un delicioso almuerzo -no hay otro lugar posible para tomar que una sala de reuniones en el mismo recinto gracias a una poderosa nevada-, emprendemos de nuevo nuestro viaje a Ginebra –esta vez totalmente despiertos- y más enamorados de la alta relojería que nunca.

    Tags:

    • Show Comments

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    ads